Cargando sitio

Ventana o pasillo

Una mujer se mira a sí misma en el reflejo que le devuelve la ventanilla de un avión. Como tantas veces, cruza el océano con la misma sensación: irse para volver y regresar para marcharse. En ese reflejo, la narradora de esta estupenda novela encuentra la posibilidad de dirigirse a esa joven que alguna vez fue y que abandonó su lugar de origen para ir en busca de un destino literario, de una habitación propia, de un mundo particular.

Consuelo Triviño ha escrito una novela que puede leerse como una memoria, o una memoria que se lee como novela. La verdad, poco importa cuando constatamos que la literatura está hecha de verdad y de fantasía a partes iguales. ¿Quién no ha inventado acaso su pasado?

De los años setenta a los noventa, de la memoria de un abuelo sastre que huyó al Putumayo desde Viotá, municipio emancipado a mediados del siglo xx; de la niñez en los internados; de la madre curando heridas de enfermos en centros de salud; de la entrada a la vida adulta de la mano de un ominoso hecho; de la lectura como posibilidad de enriquecer una vida. De la literatura como destino. De eso, como recuerda la narradora, de eso “se escribe. Lo desconocido que uno lleva en sí mismo: eso es lo que se consigue. Eso o nada. La escritura es lo desconocido”, al decir de Marguerite Duras.

Ficha Técnica

La Feria del Libro de Manizales reúne cada año a lectores y escritores en un entorno de aprendizaje, debate y crítica. Es por esto que la Franja de Presentación de Libros trae a algunos de los escritores más aclamados de la región y el país y a algunos invitados internacionales para que el amor por la palabra escrita se avive nuevamente.